jueves, 13 de octubre de 2011

El karma y los ronquidos


A veces pienso que el karma me persigue. Toda la vida quise tener una niña, o unas cuantas, y a cambio tengo el niño más intrépido del parque, y por consiguiente el más sucio y desaliñado. Odio el fútbol y tengo un pequeño que chuta el balón de maravilla casi desde que empezó a andar. Se vuelve loco por los coches o cualquier vehículo a motor y ya empieza a distinguir sin problemas algunas marcas. Vamos, que es un chico con gustos bastante masculinos, excepto una pequeña desviación hacia los cosméticos que quedó bién explicada en este post. ¡Y ahora resulta que también ronca! Sí, mi lechón de tres añitos, tan suave y delicado, que aún se acurruca en mi pecho cuando se hace daño, que me pregunta por las noches si nos casamos y me dice que soy una princesa... Ese pequeñajo que me ha robado el corazón... resulta que RONCA COMO UN CAMIONERO!

Ironías de la vida. Una que se ha llenado la boca diciendo "yo nunca me casaría con un hombre que ronque", o "desde luego lo que hay que oir, pues que se opere, yo desde luego me divorcio", y también "si ronca tanto seguro que lo hace a posta"... Lindezas como ésta han salido de mi boquita... Y parece que alguna deidad traviesa, y seguramente roncadora también, se ha ofendido y se está divirtiendo a mi costa. Se debe reír de lo lindo esas noches en las que mi lechón se despierta asustado y dice aquello de "quiero ir a la cama de papi y mami" y yo me echo a temblar. Mientras él tarda cinco minutos en volver a dormirse a pierna suelta, y a pleno pulmón....  yo he de conformarme con abrazarle con ternura, olerle y sentir su pequeño cuerpecito a mi lado. Porque dormir, lo que es dormir, ya no hay quien duerma con semejante concierto.

3 comentarios:

Zepequeña dijo...

Como el libro de "maldito karma"!

Zepequeña.

María José dijo...

Hay que ver, tan pequeños y ya dando por saquillo.
Yo también ODIO los ronquidos pero al final y casi como todo en esta vida una tiene que reducir el nivel de exigencia de la pareja por el bien común.
Buenísima la foto, Manuel como todo un hombre roncador :)

Raquel dijo...

Desde luego es el karma, no cabe otra, jajaja!.
Chica, si es que yo estoy igual, toda la vida diciendo que no aguantaría ni loca a un hombre que ronca y resulta que tengo dos, mi marido (que a este por lo menos me desquito y le doy patadas) y a mi gordito...
En todo caso lo comenté con el doctor y mañana tiene una cita para hacerse una Radiografía por si tuviera "vegetaciones", "adenoides" o como se llamen...
Un besazo guapa, acabo de dar con tu blog y me encanta!.

Related Posts with Thumbnails