sábado, 1 de septiembre de 2012

Braquicefalia y Plagiocefalia

En la revisión de los dos meses, además de pinchar al pobre Julio tres veces y hacerle llorar una barbaridad, la enfermera confirmó mis sospechas de que al boquerón se le estaba deformando un poco la cabecita, quedando aplastada por la parte de atrás. Aunque me dijo que no debía preocuparme, sí me recomendó unos ejercicios para movilizar el cuello del pequeño y así asegurarnos de que este aplastamiento no fuera debido a una tortícolis congénita, y también para ir corrigiéndole poco a poco la postura. Ella identificó el trastorno como "Plagiocefalia", que es la malformación del craneo debida a la continua presión sobre uno de los lados de la cabeza. Esto sucede porque el bebé tiene preferencia, por ejemplo, por mirar hacia la izquierda, y al apoyar la cabeza siempre sobre ese lado, acaba creciendo de forma anómala y, dicho vulgarmente, torcida. La enfermera me dijo también que le pusiera boca abajo un ratito todos los días, aunque no le guste, para que vaya fortaleciendo un poco esa musculatura. Me indicó que volvería a valorarlo en la revisión de los cuatro meses, y de no haber mejorado, me enviarían al neurólogo para ver si era necesario ponerle un casco. El pediatra, por su parte, que no era la de siempre sino un sustituto veraniego, no le dió mayor importancia al asunto y nisiquiera me comentó nada al respecto. Sin embargo, a mí el tema me tenía mosqueada porque lo del casco me pone los pelos de punta.

Yo ya me había fijado un par de semanas atrás en ese aplanamiento de la cabecita por detrás y sabía que no era así su forma natural cuando nació, sino que el aplastamiento se había producido con el paso de los días, al pasar muchas horas tumbado boca arriba.


Me puse manos a la obra a hacer los ejercicios tres o cuatro veces al día, así como a intentar corregir su postura obligándole a girar la cabeza también hacia el lado derecho, cambiándole la orientación en la cuna, poniéndome siempre a su derecha, y con mil una artimañas para conseguir que su cabecita fuera perdiendo esa forma tan fea que había cogido. Y lo cierto es que pasaron varios días y no veía yo mejoría, así que, en mi infinita impaciencia, me puse a consultar a "San google" para ver si había algo más que se pudiera hacer. Así fué como descubrí una página web con información muy completa sobre las deformidades craneales de los bebés, sus causas, como prevenirlas, etc... Se llama www.infocefalia.com, y leyéndola he descubierto que lo que tiene Julio es más bién "Braquicefalia", ya que el aplastamiento se produce en la parte posterior del cráneo sin percibirse mucha diferencia en los laterales. Y también en esta web descubrí que existen cojines con los que se puede prevenir y corregir el trastorno en los primeros meses de vida e incluso, según dicen, hasta el primer año. Me leí toda la información sobre el cojín Mimos, y también busqué información en otros foros sobre el artículo en cuestión. Me convenció lo que decían las mamás que lo habían usado, así que lo compré y al cabo de un par de días lo teníamos en casa. Lo cierto es que al abrir el paquete me pareció algo decepcionante el cojincito. Parece muy poca cosa para los 44 eurazos que cuesta... Desde que llegó lo estamos usando y se supone que redistribuye el peso de la cabeza del bebé para que la presión sea uniforme y así el cráneo no se deforme o, en casos como el de boquerón, se vaya redondeando.

Han pasado solo cinco días, así que es pronto para valorarlo, pero la verdad es que a Julio se le ve muy cómodo durmiendo sobre su nueva almohada.

6 comentarios:

ESTHER dijo...

Uffff como te entiendo!!!!

A mí con Alba, al ser tan prematura, me pasó lo mismo, tenía la cabeza como un pepino y me aterraba la idea del casco. Finalmente no ha hecho falta la utilización del mismo porque con los ejercicios que me mandaron ha sido suficiente.

Ahora con Aitana, que aún no llega al mes, alterno las posturas en la cuna y la pongo boca abajo porque no quiero volver a sufrir esa incertidumbre.

No te agobies, seguro que se soluciona con los ejercicios.

Besitos

MI PRINCESA DE 28 SEMANAS
EL VESTIDOR DE MI PRINCESA

mamadejulio dijo...

Mi pequeña Ines tenia la cabeza muy aplastada x un lado, sl igual q tu busque informacion x internet y md compre el cojín. A mi hija le ga venido fenomenal, note la mejoría enseguida y de hecho ya casi ni se le nota.
Asi q te va ir bien seguro, ya lo veras.

Anónimo dijo...

Sí que funciona el cojín. Yo compré uno de Jané, que luego puede aprovecharse como almohada porque el cojín con forma de rosco se inserta en otro rectangular que puede usarse cuando el niño tenga más edad y que cumple la misma función. Mi niño dormía sin problemas sobre él, no le forzaba a cambiar de postura (cosa que no le gustaba nada porque tenía querencia por el lado izquierdo) y a día de hoy tiene la cabeza completamente normal. Lo usé sólo un par de meses porque luego ya él mismo era capaz de cambiar de postura.

Pequeñas Cosas dijo...

Gracias a todos x los ánimos, q me tranquilizan muchisimo! Espero ir notando pronto alguna mejoría, un abrazo

Pequeñas Cosas dijo...

Gracias a todos x los ánimos, q me tranquilizan muchisimo! Espero ir notando pronto alguna mejoría, un abrazo

Mireia Giralt Mercader dijo...

La braquicefalia se puede solucionar si se detecta a tiempo. Joan Pinyot es uno de los mejores. Lo recomiendo.

Related Posts with Thumbnails