miércoles, 7 de abril de 2010

Papitis

Estos días el lechón muere por su papi. Cuando llego de trabajar y oye las llaves en la puerta, oigo como grita entusiasmado, PAPIIIII!!! Y cuando ve que no, que soy yo, parece que se decepciona… y dice un mami como resignado, en plan, ¡ah! mami…

Me recuerda a cuando, hace un millón de años, en un tiempo en el que no había móviles, una esperaba ESA llamada, y el corazón te daba un vuelco al escuchar el teléfono y pensar que sí, que era ÉL. Las palpitaciones no te dejaban casi ni respirar pero aún así esperabas otros dos toques para contestar, porque no hay duda que no se puede descolgar un teléfono antes del tercer toque, y entonces, al otro lado de la línea, sonaba la voz de una amiga que te decía aquello de ¿qué haces? Y tú, con un tremendo chasco y cara de pocos amigos decías, ah! eres tú…

Pues más o menos ese es el tono de voz de recibimiento de mi hijo adorado cuando llego a casa por la tarde. Luego intento que me dé un beso o un abrazo, pero no hay manera. No niego que me duele un poquito, pero también he de reconocer que ya pasó una fase de mamitis hace poco y a mí lo de tenerle colgado de la pierna todo el día me enternece, no digo que no, pero me agobia también una barbaridad.

Ahora cuando papi está en casa yo paso a un segundo plano. Supongo que, como todas vosotras, soy multitarea, multifunción, hago dos millones de cosas a la vez, y ando por la casa a toda leche, siempre con algo en la mano, recogiendo aquí, poniendo esto al fuego allá, a veces hasta derrapo por el pasillo, y eso viviendo en un piso de 80 metros cuadrados…. Sin embargo, el papá ejemplar, va a su ritmo, él vive tranquilo, qué suerte, y claro, no se puede decir que no ayude, pero al final lo que yo hago en 15 minutos a él le lleva todo el día. Así que, en aras de tener una convivencia en paz, hemos llegado a un acuerdo tácito, y cuando papá está en casa, él se ocupa de casi todo lo del lechón (bañarle, darle el bibe, jugar, leerle el cuento) y yo de casi todo LO DEMÁS. Y lo demás no es poco, os lo aseguro.

Aquí os dejo una conversación que retrata muy bién el momento papitis que vive Manuel:

YO (al papá ejemplar): oye, ¿tú te acuerdas de cómo se llaman los padres de Nico? (Nico es un amiguito de Manuel del parque)

PAPÁ EJEMPLAR (mirándome como si le hablase de los números primos) bbbbbrrrrrrrrr, pues no, casi no sé ni como me llamo yo…

MANUEL: (mirando a su padre con arrobo) PAPIIIIIIIIII

11 comentarios:

Karina Ibarra dijo...

jajaja
los mios todavía no han llegado a esa fase, al contrario... ufff... es agradable, pero Àlex por ejemplo esta conmigo que no me deja ni a sol ni a sombra... tengo que esconderme a veces!

D.G.A. dijo...

Muy bueno!!! Y que dure la Papitis, besos.

Patry dijo...

k bonito q es!!! dejalo q disfrute d su papi,seguro q luego vuelve a la mamitiss

María José dijo...

Creo que Leo nunca superará su fase de mamitis aguditis, que como tú bien dices gusta pero a veces agobia.
Estos días me estoy acordando mucho de vosotros porque a mi sobrino de 4 años le ha dado por llamar a Leo lechón, jajaja.

Un beso!

♥ Ana ♥ dijo...

jajaja, mi hijo pequeño tiene mamitis aguda y me pega cada abrazo que me rompe, me encanta. Son lo mejor del mundo.
Besos

Mamareciente dijo...

Qué rico. Yo creo que normalmente pasan más "factura" a la madre cuando vuelve de trabajar.Ains..

Leer es un placer dijo...

Falta muchooo???? (digo para el relato) No es que te quiera presionar, bueno un poco siiii!!
Sigo aquí sentada en el bordillo de tu acera, esperando y esperando!
jejejeje

Kitty dijo...

jajajajajajajaja! tiene mucho encanto! El mio también hacía eso y se iba a la puerta cuando oía el ascensor para ver si era su padre. Ahora lo tengo colgado en el cuello todo el día y con dos años y medio pesa un poquito pero.... ¡qué dulzura!

sonia dijo...

Parece que todo tiene su momento, verdad? Después de estar colgado de mamá descubren a papá con la misma intensidad... alivio relativo para la madre. Cuando a Mikel le empezó a pasar empecé a pensar si había hecho algo mal para que dejara de tenerme tan en cuenta: sí, soy una "neuras"!! Es genial poder compartir las tareas del enano, incluidos los mimos :-)

Patricia dijo...

Ahhhhh qué celos me entrarían jajaja. En cuanto a lo de ser multitarea, bufff me siento taaaan identificada.
Parezco un androide planificando todo lo que puedo hacer en mis desplazamientos por la casa, de la que voy a la cocina echo esto a lavar, saco una lata de la despensa, tiro esto al reciclaje y pongo la olla, mietras abro el grifo del agua caliente y guardo la ropa planchada.

Laura dijo...

Supongo que es normal que todos los niños pasan por esas fases... 1º mamitis y a medida que se van haciendo mayores papitis... eso es bueno, quiere decir que se hacen independientes :-)

No sabes las ganas que tengo de que Dani sea un poco más independiente! (je,je,je)

Besos

Related Posts with Thumbnails