viernes, 16 de abril de 2010

Otro papón

La hora del baño ha sido siempre para Manuel uno de sus momentos preferidos del día. Le encanta jugar en la bañera, chapotear, hacer pompas, y últimamente llenar cualquier clase de recipiente y echarse el agua sobre la cabeza le hace muchísima gracia. A mí no me hace tanta cuando se le ocurre la feliz idea de vaciar el agua de su cubo fuera de la bañera empapando el suelo y mis zapatillas. Lo hace para llamar mi atención, porque lo de ser una mujer multitarea tiene muchas vertientes. Una de ellas es que mientras Manuel chapotea una aprovecha para desmaquillarse y ponerse sus cremitas, depilarse las cejas, y hasta en ocasiones aplicarse alguna mascarilla... Las cosas de la cosmética, que a veces me despistan un poco, momentos que el lechón aprovecha para pensar maldades. Los días que le baña su papá no ocurren estas cosas, porque él se sienta tranquilamente en la banqueta y comparte con Manuel los chapoteos. Pero yo soy una mujer ocupada y aprovecho como puedo los pocos minutos que tengo para mí.

Además de dejar el baño como el Aquopolis, ahora la nueva moda es no querer salir de la bañera ni a tiros. Ya tuvimos una fase parecida hace unos meses, que se solucionó y creía yo que estaba olvidada. Pero ha vuelto con más fuerza. Cuando le digo a Manuel que quite el tapón de la bañera, me lo dá todo obediente él. Pero al ratito, en cuanto ve que queda poca agua, el muy sinvergüenza, se sienta sobre el sumidero con una sonrsisa pícara, me mira y me dice: "otro papón (tapón)" y ahí se queda tan contento. Sí, qué mono y tal, muy divertido, no? yo también me reí la primera vez, pero os aseguro que cuando esto es a diario pierde toda la gracia. Después de insistir mucho rato, por las buenas o por las malas, y con la bañera ya vacía, al final le tengo que sacar casi siempre a la fuerza, con pataleta incluida. Un día probé a marcharme y dejarle solo en el baño, con la bañera vacía. Yo le veía desde el pasillo a través del espejo y el tío estaba tan campante. Pasaron cinco minutos en los que yo me atormentaba pensando en qué sería peor, si el resfriado que indudablemente iba a agarrar, o la factura del gas natural por poner la calefacción a 30 grados. Obviamente fue un fracaso, me vió el farol sin duda, porque no me llamó ni una sola vez y aún así le tuve que sacar a rastras de la bañera.

Ayer vino la madrina de Barcelona, mi prima Marta, y tuvo una gran idea para acabar con la batallita del baño. Algo tan simple como apagar la luz!! Cómo no se me había ocurrido antes. Cuando empezó a escabullirse como siempre, le dije, Manuel, se acabó el baño, mira la luz se apaga y hay que salir. Tardó menos de un segundo en ponerse de pie y salir de la bañera. No sé cuánto me durará el truco, pero ufff, creo que al menos tengo por delante unos días de paz a la hora del baño.

8 comentarios:

Elena dijo...

Jajajaja anda que no son listos ni nada........
Alberto tampoco quiere salir del baño y lo saco a veces a la fuerza pero otras le digo que las popas estan preparadas y sale como un rayo jajaja.
Un besote a los dos.

Pizpireta dijo...

En mi casa la lucha es primero por cual de los dos se mete primero en la bañera y luego por salir,entre medias yo como tu desmaquillandome,tirando su ropa a lavar,colocando toallas,me veo reflejada en ti,prefiero también hacer tareas del hogra mientras el papá con más paciancia se encarga de baños...en fin no soy de esas madres hipernetregadas y no por ello quiero menos a mis hijos,al contrario los adoro pero también necesito algún momento para mi.

Patry dijo...

Te leo y veo a mi hija.Yo esq pienso q son cosas de la edad,porq Alba hace exactamente igual. Hasta hace poco tenia su bañera, yo se la llenaba y ella dentro cogia un bote k yo le daba vacio de plastico, lo llenaba y se lo echaba encima y fuera de la bañera tb, igual q manuel.Esa bañera se la tiré hace poco y ahora se ducha de pie, y mas rapido.Ya no llena el cubo de agua ni mancha nada,bueno a mi si,pero ahora le gusta que caiga el chorro de agua sobre ella, y no hay dios que la sakeeeeeeeeeeeeeee.Asi q le tengo q apagar el agua y ella diciendo noo nooo nooo.La cojo a la fuerza y venga llorar un rato,como la seco encima del marmol de los lavabos , y el lavabo esta al lado le abro ese grifo y a desperdiciar agua.... voi a probar eso de la luz!! jajaja suerteee

Zepequeña dijo...

Por lo que veo es un nadador nato!

Zepequeña.

mari carmen dijo...

jajaja por un lado nos gusta que les encante el baño, pero lo de no querer salir de la bañera... jajaja

que buen truco el de la luz, jajaj . me lo apunto, para cuando me toque!!!

un besoteeeeeeeeeeee

sonia dijo...

Sin duda tengo que darte la razón en todo; lo de tirar el agua fuera de la bañera es un fastidio que Mikel también practica muy a menudo (esta en plena obnubilación por el agua), lo de ser mamá multitareas y tener que aprovechar cada momento es una necesidad que también comparto y lo de tener que sacarle de la bañera al final con pataleta me suena un montón... El truco de la luz me parece buenísimo, espero que te dure mucho tiempo je,je. Por cierto, lo de amenazarle con irte y que le dé igual me pasa también... vamos, que estos niños son muy parecidos!!

Mamareciente dijo...

Me he reido mucho. Logicamente nos pasan cosas parecidas!

Nati dijo...

Ahora de pequeñitos no quieren salir del baño. Y ya verás cuando crezca un poco...no querrá entrar en él!. La faena que tendrás para meterle a la fuerza en la bañera, entre "jolines!", y refunfuños de tu hijo.
XDXDXD
Un beso

Related Posts with Thumbnails