sábado, 24 de abril de 2010

Días primaverales

Estos primeros días de primavera estamos pasando mucho tiempo al aire libre, y Manuel está dando pasos de gigante en su desarrollo. No sé qué ha sido de mi bebé, porque el lechón se ha convertido ya en un niño muy movido, travieso, divertido, y con alma de explorador. En el parque es muy juguetón y sociable, le gustan los otros niños y busca su compañía. Le entusiasma que se suban varios al columpio, y grita "todos, todos", como si fuera un gran acontecimiento.
Tiene cierto imán para las niñas mayores, y aunque alguna se le resiste, como Carolina, la mayoría le persiguen y tratan de "cuidarle" quiera él o no. Pero con ellas es más delicado que conmigo y no se enfada ni las pega cuando le agobian.

El peligro no existe para él, y hay que estar con mil ojos para que no se pegue un trastazo. Aún así se los pega amenudo. Sin embargo, es un niño muy hábil y nada patoso, y aprende de sus errores, con lo que cada vez se cae menos. El lado negativo de esto es que cada día está más seguro de sí mismo y emprende nuevos retos más y más arriesgados. Se sube a columpios muy altos, porque está muy grande y llega sin problemas a lugares que son para niños de tres años o más. Yo trato de relajarme pensando que es normal, y que para aprender tiene que caerse, pero muchas veces no lo logro y me veo a mí misma como una madre insoportable que repite 150 veces diarias las palabras"despacio", y "cuidado".

En general tiene muy buen carácter, y salvo algunos días, en los que está para regalarle, es bastante bueno y fácil de llevar. Me encanta que sea sociable y que no tenga problemas a la hora de prestar sus juguetes. Tiene bastante empatía con los otros niños, y cuando alguno llora, él le presta enseguida su pala, o se acerca para darle un abrazo, y a mí me dan ganas de comérmelo a besos, y me siento orgullosísima. Con los más pequeñitos es cuidadoso y espera a que se quiten para tirarse por el tobogán y no atropellarles. Casi siempre es un niño adorable, que está creciendo muy deprisa. El mes que viene cumplirá dos añitos, ¡los terribles dos se acercan!

9 comentarios:

♥ Ana ♥ dijo...

Yo también me doy cuenta de que estoy todo el día diciendo "cuidado", más que con su hermana que era tan buena que no hacía falta. Este pequeño mío tiene casi 18 meses pero es muy tremendo, qué diferencia con una niña.
Cuando les vemos con otros niños jugando y se quieren aunque no se conocen, te das cuenta de que los niños son especiales, cuando nos volvemos mayores empiezan las peleas, las envidias, qué pena, no?

Besos

sonia dijo...

Felicidades por ese niño tan querido y tan especial! su edad es similar a la del mío, muchas veces te he comentado que se parecen mucho... también yo me pregunto cómo hemos llegado aquí tan rápido y cuándo dejó de ser aquel bebé chiquitín... un beso para Manuel,está guapísimo!!

María José dijo...

Uy, uy, uy, me da a mí que Manuel va a ser todo un rompecorazones. Con esa personalidad, esa inteligencia, esas habilidades... ¡esa cara!

Es cierto eso de que no conocen el peligro. A Leo ahora le ha dado por subirse a todo y en una de estas se va a partir los dientes antes de que le terminen de salir ;)

Karina Ibarra dijo...

que grande que está Manuel! Madre, cómo crecen!

Pues yo no me precuparía tanto por los terribles dos. La verdad es que yo los estoy pasando con Laia y ni han sido tan terribles ni creo que lo sean con el peque, aunque bien es verdad que los niños están hechos de otra madera.

Un besazo y otro a Manuel

Pequeñas Cosas dijo...

Ana, yo envidio a las madres con niñas en el parque, y son mayoría! es gracioso porque las que tenemos niños nunca podemos sentarnos, y en cambio la mayoría de las mamás de niñas están tranquilamente charlando en el banco
Gracias Sonia, yo también siempre que leo a Mikel pienso que haría muy buenas migas con Manuel.
Gracias Karina, me quedo más tranquila, todo el mundo me dice que los terribles dos son un horror!

mari carmen dijo...

la primavera invita a salir de casa y estar todo el dia en el parque o paseando!!!

manuel esta precioso. y si se esta haciendo un hombrecito, que pena se que hagan grandes tan rapidooo

Manuela dijo...

el mio cumplió dos la semana pasada, me recuerda mucho a todo lo que dices, y esa fascinación que sienten las niñas de tres o cuatro años por ellos siempre me llama la atención, para que luego digan que somos iguales, no lo somos, porque no he visto todavía a ningún niño tratando de proteger al mio, pero niñas sí... les encantan los más bebés... lo único que el mio cuando está cansado o enrabietado por algo le da por pegar y empujar a los otros niños, en eso no es muy modélico que digamos, en su fiesta de cumpleaños le pegó tantos empujones a un niño que es cuatro meses menor que él que al final los padres -muy amablemente- nos dijeron que se tenían que ir ya... qué bochorno!

Elena dijo...

Madre de dios este niño esta enorme y guapo de doler!!!!!
Me alegro que sea tan bueno, cariñoso y gentil con los demas niños eso es muy bueno.
Un besote guapos....

Treintañera con hijo dijo...

Mi hijo acaba de cumplir 20 meses y también me paso todo el día "cuidado","no hagas eso","te vas a caer", y es que es un poco trastillo y no para quieto. Pero es una gozada verlos así.

Related Posts with Thumbnails