lunes, 17 de enero de 2011

¿Pasó lo peor?

Miedo me dá escribir este post. Parece que existe una maldición o algo así y en cuanto plasmo en el blog lo que me ocurre "la noticia" se desvanece como por arte de magia. Tal vez estaría más guapa calladita y sin cantar victoria, no?

Ya me ha pasado otras veces. Escribo que POR FIN Manuel come fruta y al día siguiente, como por quitarme la razón, decide el condenado que no quiere probar ni el plátano... o me maravillo de lo bien que duerme para que a la mañana siguiente amanezca de nuevo a las seis de la mañana. En fin, correré el riesgo, pero que quede constancia de que haberlo, haylo.

Y voy a decir, con la boca superpequeña que... me parece, intuyo, tengo la sensación... de que ya hemos superado lo peor de los "Terribles dos" y que hemos dado paso a una fase mucho más llevadera, feliz, divertida y enriquecedora como padres del lechón. Ayyyy, qué miedo, qué miedo, pero ya está escrito. Ahí queda dicho.
Estas últimas dos semanas me parece que mi pequeño hombrecito se ha hecho mayor. Repentinamente, tiene ganas de agradarnos, de hacernos felices, y está más relajado y menos agresivo, e infinitamente más cariñoso. Es más paciente y ha mejorado mucho su relación con otros niños, ya no pega ni muerde. De pronto entiende mucho mejor las consecuencias de sus actos. Sabe que cuando obra mal le castigamos, o que cuando se porta bién le hacemos más caso, estamos más contentos y lo pasamos mejor. Puede que esto tenga algo que ver con su mejor dominio del lenguaje, que resumiré diciendo que "no calla ni debajo del agua", o tal vez con las interminables vacaciones del "playground" que han supuesto una dedicación de mami y papi a jornada completa: ahora vamos a la playa, ahora al centro comercial, ahora a la piscina, ahora yanoséquehacercontigo... Está claro que algo tiene que ver que está comiendo mucho mejor y hasta se le ve más gordito. No sé la explicación, y seguramente son todas y ninguna. Tal vez es sólo que tenía que ser así, por madurez o por que POR FÍN se ha adaptado a vivir en Bali...

El caso es que estoy feliz porque ahora en esta casa se respira paz, armonía y buen humor. Voy a poner una ofrenda a los dioses balineses para dar las gracias, no sea que se me enfaden y se me acabe el chollo.

6 comentarios:

Maria dijo...

Me alegro mucho. Espero que siga así y que lo disfrutéis mucho!! Un besazo

Mamareciente dijo...

A ver si es verdad y seguis asi de bien!

MARTA dijo...

Hola, llevo tiempo siguiendo tu blog, me alegro del cambio a mejor de tu peque, me siento muy identificada contigo cuando hablas del papá ejemplar, a mi me pasa lo mismo, jaja, prácticamente lo he criado yo porque su padre es autónomo y entre semana lo ve dormido, pero si está su padre yo no existo! bueno me alegro de que os esté yendo bien en Bali, por cierto buceais?

Pequeñas Cosas dijo...

Hola Marta,
pues sí buceo, pero no practico... es decir, que me encanta bucear y tengo el carnet y todo, pero no practico porque el papá ejemplar tiene un problema en el oido y no puede bucear y a mí me dá pereza hacerlo sola. La verdad es que es un alivio saber que no soy la única madre eclipsada por un padre que es una especie de superhéroe para su hijo!
gracias Marta por leerme!
un beso fuerte

MARTA dijo...

Pues ya te iré contando, porque lo que tiene mi niño con su padre es fijación. Yo también tengo el carné de buceo, me encanta, y el superpapi también, hace dos años que no buceo, entre el embarazo y eso no he podido. Cuando vi que te habías ido a Bali, pensé que qué gozada, podrá bucear! Muchas gracias por hacerte mi primera seguidora! besos

Laura dijo...

ja,ja,ja

Me alegra mucho que la cosa vaya mejor... es que han sido muchos cambios!!! Pobre!!!

De verdad que espero que la cosa dure ;-)

Related Posts with Thumbnails