lunes, 7 de diciembre de 2009

Avances

Poquito a poco, el lechón está ampliando su vocabulario. Es curioso que hoy ha dicho su primera palabra de más de dos sílabas, y ha sido: "atobus". Empezó diciendo "tou", después "tobu" y ahora ya casi dice la palabra completa. Otra palabra que dice amenudo es "Ua" (que quiere decir "Grúa"), y le encanta verlas en las obras que invaden la calle Serrano de Madrid. Autobús, grúa... no sé si ésto encierra alguna temprana vocación para ser conductor de vehículos pesados... Entre éso y lo bruto que nos ha salido solo le falta el tatuaje de "amor de madre" y echarse a la carretera.
Nombra ya, a su manera, a la mayoría de los miembros de la familia: hace unas semanas que su papá y yo somos "Papi" y "Mami", y confieso que me encanta. También llama a su Nana con mucho entusiasmo y con una "a" muy larga: "Nanaaaaaaaa", y a su "Abu" le llama a todas horas y especialmente cuando ve en la televisión a un señor de pelo cano, o una foto de Eduardo Punset, qué cosas!. La semana pasada empezó a llamar a Inés, "Néeeees". La abuela vuelve de Brasil el miércoles y vendrá con unas ganas locas de ver a su niño, así que hemos estado enseñándole a llamarla, y aunque es complicado hace sus pinitos diciendo "buea" o algo parecido. Este fin de semana ha estado una noche en casa de la Tía Catia y ya dice Tita. Se lo ha pasado pipa persiguiendo a su prima Elena, a la que adora, y también al conejito que tienen en el jardín. También dice "Aba", para llamar a nuestra vecinita "Alba", y menciona muchas veces a su héroe televisivo favorito, que no es otra que "Alli", osea "Eli", la mejor amiga de Pocoyo.


Creo que en motricidad está más desarrollado que en lenguage, y últimamente ha aprendido a bajar solito por el tobogán, a subir escaleras agarradito a la barandilla, y, su gran descubrimiento, a jugar al baloncesto, desde que el papá ejemplar le compró una minicanasta de la NBA que hemos colgado detrás de la puerta de su cuarto. Ha dejado de chutar los balones y ahora en cuanto ve uno lo lanza sin piedad ni miramientos... qué peligro tiene. Estoy intentando que coma solo y cada día lo hace mejor, aunque ni él ni yo tenemos mucha paciencia, así que creo que nos va a llevar aún algunos meses conseguirlo.
Esta semana, cada vez que le reñimos, casi siempre por dar manotazos, su respuesta es cómica a más no poder. Me mira con cara de no haber roto nunca un plato y dice "Holaaaaa", con una sonrisa angelical. Y yo tengo que hacer verdaderos esfuerzos para aguantar la risa.

5 comentarios:

Zepequeña dijo...

Ya vas a ver como cambia dia a dia... Con esa lengua de medio trapo!

Zepequeña.

Patry dijo...

que bonito debe d estar el jodio!!! como para no comertelo...si es una maravilla verlos hacer esas cositas,y eskucharlos cada dia aprender nuevas palabras.Un besazo tienes un hijo preciosoooo

Karina Ibarra dijo...

jajaja, que Àlex también nos hace lo mismo... últimamente tiene la mano super suelta, da manotazos a distra y sinestra...

Lo del comer solo paciencia, lleva mucho tiempo, y sí, paciencia!

Saludos,

Laura dijo...

Es una pasada lo rapido que aprenden y lo que cambian en pocos dias!!! Tienes que estar la mar de entretenida con el peque (ji,ji,ji)

Besos

sonia dijo...

Manuel me recuerda mucho a Mikel, hacen cosas muy similares aunque será lógico porque tienen edades parecidas. Lo digo porque Mikel también ha demostrado más habilidad en lo psicomotriz que en lo verbal aunque va haciendo sus pinitos y mejora día a día. Por cierto, en las fotos se le ve muy guapo, ya me imagino que poniendo cara de bueno tiene que ser dificil contenerse... qué listos son!!

Related Posts with Thumbnails