martes, 31 de marzo de 2009

Diez meses

¡Qué vértigo! Madre mía, ayer Manuel cumplió diez meses. Faltan sólo dos para su primer añito. Y digo vértigo, porque estoy horrorizada al ver como está volando el tiempo desde que nació. ¿Sabe alguien cómo hacer para pararlo? No quiero que pase tan rápido. Me encantaría poder darle a alguna tecla que deje a mi bebé exactamente como está ahora durante, al menos, un añito más, ¿es tanto pedir? Además, me falta tiempo para darme cuenta de una pequeña proeza.... y ya empieza con la siguiente!
Desde que empezó a gatear ha sido un no parar.
Ya se pone de pié agarrándose a casi cualquier cosa, y trata de desplazarse cambiando el punto de apoyo, con una pericia a toda prueba: de la butaca al mueble de la tele/ del mueble de la tele a la silla/ de la silla al puf/ del puf a la mesa de centro/ de la mesa de centro al sofá... etc, etc... Y sabe lo que se hace, no corre riesgos... Podría pasar horas observándole en esos momentos. Antes de cada uno de los movimientos se le ve concentrado, con la cara agarrotada por la incertidumbre. Pensará, “¿llego o no llego? No me gustaría darme otro porrazo...” Calcula sus posibilidades, la distancia y el riesgo... toma impulso... y... alehop! “Lo logré, ya estoy sano y salvo al otro lado del precipicio”, y vuelta a empezar, “¿a dónde me agarro ahora?”
Ya hemos ido varios días a natación para bebés. Le encanta, en el agua es el niño más feliz del mundo. La profesora ya le llama pececillo. Empieza a reírse según entramos en la zona de la piscina desde el vestuario, y no para hasta media hora después. Chapotea como un loco, persigue a los otros bebés, les quita sus patitos de goma... Me lo paso bomba solo viendo lo mucho que disfruta, aunque para mí es algo sacrificado. No sólo por el desplazamiento, está a 15 minutos en coche, sino por toda la planificación y tiempo que tengo que dedicarle: no os podéis hacer una idea del maletón! Hay que llevar toalla, bañador, neceser, para él y para mí, pañales, un juguete para que se entretenga mientras yo me cambio, su pijama para ponérselo después de la clase... Preparar la bolsa a diario (¿cómo puede ser que cada día se me olvide algo?), llegar hasta allí, bañarle después, secarme yo de mala manera y salir a medio vestir y sin mirarme al espejo... Entre pitos y flautas, se me va toda la tarde, y son tres días a la semana!!! He ahí la razón que me ha tenido alejada de este blog estos últimos días. Pero merece la pena. Al estar en contacto con otros niños de edades parecidas me he dado aún más cuenta de lo grande y espabilado que está Manuel. Eso sí, como buen géminis, no anda muy sobrado de capacidad de atención ni de paciencia. Veo con envidia como los otros bebés, de entre seis y 15 meses, cumplen más o menos con lo que les dicen sus papás durante la clase, como por ejemplo “Uno, Dos y TREEEESSSS, y al agua!!”, mientras Manuel va a su aire, él lleva su propio ritmo y se lanza al agua antes de que a mí me dé tiempo de decir Uno... Nos ha salido Speedy González.
El capítulo de lenguaje también ha mejorado, ya dice PAPÁ!! Bueno, algo parecido, es más o menos “bpa, bpa, pba, pa, pba...” lo que está claro es que a MAMÁ no suena ni por el forro. El otro día Inés me dijo que en su país, o sea, República Dominicana, todos y cada uno de los niños que al mundo vienen nombran primero a su mamá, mientras las niñas, también todas, toditas, todas, aprenden primero a decir papá. Y sorprendida, asegura, muy en serio, que aquí en España, todo es diferente... Me parto. Va a ser que hay que vivir en el Caribe para que mi niño pronuncie la M como es debido... Porque, de eso no hay duda, él lo que quiere decir es MAMÁ, ¡pero no le sale!

7 comentarios:

Laia dijo...

Que grande está ya Manuel!! si encuentras la forma de parar el tiempo me avisas, ok?? llevo buscandola dos años y medio pero nada no hay forma, no para de crecer y sorprenderme cada día.

Me alegro de que a Manuel le encante la pisicina.

Concha Corral dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Abuela dijo...

Probando

La Abuela dijo...

Qué tierno y explicativo es tu relato....!
La verdad es que defines perfectamente a Manuel,y al mismo tiempo, los sentimientos encontrados que te asaltan al ver lo deprisa que está creciendo y que temes que deje de ser "tu bebé".
me produce morriña porque yo recuerdo tambien esa sensación, pero tras esa etapa vienen otras muchas y todas igual de emotivas y otras satisfacciones, como las que tú me das a mí a tus "taitantos" cada día. Eres una maravillosa madre, una excelente escritora y una hija soñada por cualquiera. Cariños de mamá-abuela.

Laura dijo...

Es verdad, que deprisa pasa el tiempo!!!

Tambien me gustaria llevar a Dani a clases de natación pero esperare al veranito que apetecera más (ji,ji,ji).

D.G.A. dijo...

La noche que nació lloro toda la noche y pensé que si tenia que estar otra noche mas con el Lechón me tiraría por la ventan y mira 10 mes de amor aunque sea un poco pesaó.

Patry dijo...

ai Manuel pero que bonito k estas!!! Alba dijo 1º mamá.bueno dice mamm maaa mmmaaaa mamma,sin acento en la ultima A.jejejeje y hace poko cosa de 2 semanas ya dice papapapapa,tb sin acento!!!.Ella empezó a los 6 meses a charlotear.Y ya por fin gateaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.weeeee jajajaja Manuel esta muy grande,y no te preocupes pork no se tire al agua cuando tu le dices.Eso es lo normal,el k entiende de 1,2 y 3 ?? jajajaja un besazoooo

Related Posts with Thumbnails