martes, 26 de enero de 2010

Madrid fría y hostil


Estos días estoy algo enfadada con el mundo, y particularmente con Madrid. Me cuesta imaginar una ciudad más hostil que ésta para los niños. Supongo que Nueva York, Paris o Londres serán por el estilo, pero al menos, si vives en una de esas grandes capitales te encuentras con tus actores favoritos en el supermercado, paseas por la rivera del Sena de vez en cuando, o ves los estrenos de cine antes que nadie. Mientras tanto, en Madrid me da la sensación de que tenemos todas las desventajas de vivir en una capital, pero realmente la parte buena apenas la catamos. Y con un lechón de 19 meses, ya ni os cuento.

Este invierno se nos está haciendo eterno, y eso que ha empezado tarde. Me encanta llevar a Manuel al parque (bueno, en realidad me aburre muchíiiiimo, pero me encanta porque él se lo pasa pipa, y además se queda agotado, con lo que después duerme de maravilla). Pero con este frío hay días que sacarle a la calle no es una opción, y entonces las alternativas se reducen a:

1.quedarte en casa procurando llenar las eternas horas sacando los juguetes uno a uno o inventando juegos sobre la marcha o dejándole al pobre en manos de la tele, que por suerte le encanta;

2. Visitar a algún amigo (mejor uno con hijos, si quiero que siga siéndolo después de la visita) o familiar para amenizarle la tarde;

y 3. Ir al centro comercial, que parece ser el único sitio donde la temperatura es superior a 0 grados y admiten niños menores de tres años, que aún no están en edad de piscina de bolas, ni de cine, ni de talleres, ni de nada que no sea dar golpes a todo lo que pillan y volver locos a sus padres. Antes de ser madre ya no me gustaban los centros comerciales, pero es que ahora los aborrezco. Están siempre atestados de gente, hay que hacer interminables colas para el parking, para ir al baño, para pagar, para sentarte en la cafetería….Claro, si es que todos hacemos lo mismo, no hay opciones.

Cuando el lechón era más mueble más bebé, iba tan contento en la sillita mirándolo todo y sonriendo a las viejecitas que le hacían monerías. Ahora en cambio, a las viejecitas les grita “NO” en cuanto se acercan. Le sienta fatal estar en el cochecito, y la verdad es que lo entiendo, pero a ver quién se atreve a llevarle de la mano entre la multitud y, a la mínima de cambio, que salga corriendo y se pierda. Además, al rato de paseo se sobreestimula y se empieza a poner nervioso e irascible. Últimamente ha descubierto las atracciones llenas de vivos colores que hay por doquier: me refiero a las motos, coches, caballos, rinocerontes, trenes, elefantes…. Que por el módico precio de 1€, a veces más, se mueven adelante y atrás durante como mucho 1 minuto y medio al compás de una música imposible. Ya que por desgracia no los prohíbe la ley, este tipo de artilugios deberían estar escondidos tras cortinas negras, para evitar las descomunales pataletas que provocan. Y a mí también me gustaría tener una pataleta cuando, como este último domingo, paso dos veces por delante del escaparate de ZARA EN REBAJAS, ¡¡SEGUNDAS REBAJAS!!, y no puedo ni plantearme entrar, ¡qué crueldad! Así que al final terminamos los dos, o los tres si vamos en familia, cabreados como monos, yo por no poder satisfacer mis ansias consumistas y por el estrés de que el lechón gruñón se tire al suelo en cada esquina, y él porque quiere hacer mil una cosas y a todas le digo que no, y pobre, al final va con los deditos amoratados de tan fuerte que le agarro de la mano, y por que en general la situación supera con creces su tolerancia a la frustración, ya de por sí escasa.

Ah! Y luego están los restaurantes, que o no disponen de tronas, o tienen tres y todas ocupadas, o te miran mal por llevar a un moco que ocupa sitio en la mesa pero no consume, o está hasta arriba y hay que esperar media hora para que te sirvan con un niño hambriento que se empieza a poner insoportable. Y lo peor es que después de este tipo de experiencias y de jurarme a mi misma que no volveré a llevar a Manuel al centro comercial, o a comer fuera, acabamos tropezando una y otra vez con la misma piedra. Y es que Madrid no tiene opciones, o al menos yo no las encuentro, para hacer cosas con los niños en los días de frío.
Y las demás, ¿qué hacéis con los niños en pleno invierno cuando la casa se os cae encima?

10 comentarios:

Zepequeña dijo...

Poco a poco estas ciudades tan grandes se tienen que ir humanizando...

Zepequeña.

mari carmen dijo...

con lo que me gustaria a mi que hubiese un centro comercial en toda ibiza, solo pido uno....
diosssssssss
me encanta, pero lo que tu dices, con un niño, no hay muchas posibilidades
pero si en madrid no hay nada que hacer aqui menos. en verano playa, y parque, y en invierno????
alli teneis zoo, acuarios....espectaculos,no?
a mi realmente una ciudad me gusta pa ir una semanita, pero no para vivir, conlo acostumbrada que estoy a mi isla super tranqila(en invierno).
pero vamos que en nueva york, sera como madrid, no habra muchas cosas para los niños...

tengounamuñeca... dijo...

Alejandra, me encanta como escribes, y me encanta leerte. De un blog pasé a otro y al final llegué a este.

Yo también tengo una niña de mayo del 2008, y tus anécdotas son muy parecidas a las mías.

A propósito de esta entrada, las ludotecas son una buena opción para el invierno, tienen cuentos y juguetes, y es una forma agradable de pasar la tarde... Seguro que cerca de tu casa tienes alguna biblioteca cerca con ese servicio.

Te sigo leyendo.

tengounamuñeca... dijo...

Por cierto, ¡cómo crece "tu lechón"!

Pequeñas Cosas dijo...

Hola Isabel, qué ilusión tu incorporación!! gracias por tu comentario, tu blog también me ha gustado mucho y tienes una "muñeca" preciosa. Lo de las ludotecas lo he intentado, pero aún no he encontrado ninguna que esté abierta sábado y domingo por la tarde y me quede más o menos cerca, pero voy a hacer una nueva búsqueda por si acaso. Seguimos en contacto, besos

Pequeñas Cosas dijo...

Mari Carmen, guapa, y si nos intercambiamos las vidas? a mí me encanta Ibiza, el mar, la tranquilidad... no estaría mal una temporada!
Y sí que tenemos Zoo y Acuario, pero aunque te parezca increíble cuesta 16 eurazos la entrada, económico, verdad? Así que está bién para una visita de vez en cuando, pero no todas las semanas... Y espectáculos hay alguno, pero Manuel aún es muy pequeño para centrar su atención en algo más de cinco minutos... Gracias por tu comentario, y piénsate lo del intercambio, podríamos salir en las noticias, "blogeras intercambian vidas" jeje

sonia dijo...

No sabes cómo te entiendo, tanto lo del frío y no saber qué hacer con un niño que necesita derrochar energía como lo de estar siempre diciendo "no" porque no se le ocurre una idea buena :-) Lo de cabrearse con él resulta inevitable por mucha paciencia que pretenda tener y la sensación de dedicarle tooodo el tiempo sin tener algo para mí también me resulta frustrante... Vamos, que mal de muchos... Y esto se complicará mucho, mucho cuando llegue el bebé, ya en un mes. En fin. Un saludo.

mari carmen dijo...

jajajjaa.buena idea ehhh
pero yo creo que con una semanita tendria suficiente de ciudad.jajajaj
pero aunque aqui haya sol y playa, tampoco hay muchas cosas para hacer con niños, y en invierno ni para los adultos. hombre siempre puedes ir un domingo soleado a que manuel corra en la playita y tu mientras te lees un hola al solecito...
te estoy dando envidia,ehhh.
un besote guapa, me apunto lo del intercambio,vale!!!

Laura dijo...

ja,ja,ja... como me he reido leyendote, no sabes lo identificada que me siento!!!

Esta mañana estaba hablando de eso mismo con una compañera que tieneun niño de la misma edad que Manuel, esta desesperada la pobre.

Si encuentras una solución, ya sabes, avisa ; )

Rosa Martínez dijo...

Pues yo tiro de biblioteca, librerías infantiles con cuentacuentos, espectáculos infantiles que busco en atrápalo, algún espacio infantil de determinados centros comerciales no muy atestados, gymboree, my gym, baby deli, soy la reina de las clases de prueba!!...algún sitio si que hay, alternándolos al final se va logrando no estar todo el día en casa..y si toca pues manualidades, leer, bailar, hacer música, invitar amiguitos, pintar, algo de dibus..
Un beso, te acabo de descubrir y me gusta el estilo de tu blog!

Rosa

lavidamini.blogspot.com

Related Posts with Thumbnails