lunes, 22 de junio de 2009

Ropita para bebés

Cada vez me cuesta más trabajo encontrar ropa que me guste para Manuel. Menos mal que tengo una buena herencia de su primito Mateo, con lo que tengo que comprar poquitas cosas para completar el armario del peque.

Lo que me pasa es que soy un pelín especial para los colores, y desde que Manuel tiene un año y utiliza la talla 18 meses, cada vez se complica más la cosa. Me explico: a mí me gusta llevar a Manuel vestido en colores suaves, pastel: celeste, beige, blanco, piedra, marrón... en esa gama, que no es ni más ni menos que la que yo misma utilizo para vestirme acompañada del imprescindible negro. En los primeros meses no había problema. Podía vestir a Manuel en los colores que me gustan sin caer en la cursilería ni ponerle pololos ni volantes, que me espantan... y le llevaba tan mono. Vale, hasta ahí todo bién.

Pero Manuel crece. Yo diría que desmesuradamente, y ahora es un bebé muy grande, pero al fin y al cabo un bebé, y no quiero vestirle como si fuera un adolescente problemático, sino como lo que es, un dulce y adorable BEBÉ, que no merece utilizar determinados colores y estampados que considero horteras y estresantes (vale, sí, soy un poco radical)... Como mucho le puedo poner algo rojo, porque me encanta cómo le sienta y combina muy bién con el beige y su gama, pero hay ciertos colores, como el naranja, en todas sus tonalidades, el amarillo y el verde chillón... digamos que no entran en mis planes. Y aquí es donde me encuentro con el problema. En la mayoría de comercios, la ropa de bebé a partir de 12 meses es estridente y chillona. De pronto, se acabaron los ositos azules sobre fondo blanco y sólo encuentro ranas, dinosaurios y muñecos Disney por todas partes sobre fondos amarillos y, lo que es peor... NARANJAS!!!

Planta de niños de El Corte Inglés. Numerosos percheros de los que cuelgan prendas infantiles monísimas en tonos pastel. Encuentro el pijamita que busco, blanco con un motivo azul en la pechera. Estará muy guapo, decido llevármelo. Le pregunto a la señorita si lo tienen en talla 18 meses, "no, este perchero es solo hasta 12 meses, a partir de 18 tienes que mirar allí", dice tan contenta mientras señala otro burro repleto de prendas espantosas entre las que, cómo no, predomina el naranja... Aquí la prueba.


Me voy sin pijama.

Menos mal que Manuel tiene dos abuelas.

8 comentarios:

Laura dijo...

Ja,ja,ja, lo siento por ti Alejandra ... pero a mi me encantan los colores chillones, el armario de Dani esta lleno de camisetas naranjas, verdes y amarillas ; )

Karina dijo...

Alejandra... la gama de petit bateu casi siempre tiene colores bastane clarito... has probado a ver si venden on-line? Sobre todo los pijamas.

Àlex es multi color... :-)
Besos y suerte en la búsqueda!

Laia dijo...

A mi si me gusta vestirla de mini-adulta auqnue reconozco que tenemos el mismo odio por el naranja y el amarillo... Aunque tambien es verdad que la ropa de niña es mucho mas facil de comprar :)

besos

Manuela dijo...

tranquila, dentro de poco te dirá él cómo se quiere vestir, mientras tanto disfruta seguro que encuentras lo que buscas en un Madrid tan grande... a mí particularmente me chiflan los colores fuertes, mi madre le compra a mi hijo un montón de cosas clásicas y yo le compro todo lo que suena a radical y rompedor, aunque posiblemente igual de pijo... suerte, tu hijo y el mio se llevan sólo un mes...

Patry dijo...

hola guapa!! a mi si q me gustan los colores fuertes,y mas ahora que son mas grandecitos.no veo yo a mi hija vestida de pastel!!!! eso si me parece hortera!!!!

De todas formas Manuel va muy bien vestido,en las fotos del cumple va wapisimo!!!!

Alejandra dijo...

a ver, no me he explicado. Cuando digo vestirle de bebé me refiero a los colores, a mí también me gusta vestirle de miniadulto, pero en colores suaves... Y vestir a un niño en esos colores es realmente difícil. Cada vez que voy de compras me pongo negra al ver las monadas que hay para niñas en Zara, H&M, etc...
Karina, conozco Petit Bateu y tienen cosas muy monas, pero es caríiiiisimo
En finnnnn, que para gustos los colores!

sonia dijo...

Me identifico mucho con lo que cuentas, Alejandra. Me pasa casi lo mismo, solo que el naranja sí me gusta. Lo que llevo fatal es tener que dar mil vueltas para encontrar ropita que me guste sin que Mikel parezca un dibujo animado. ¿Porqué los niños tienen mucha menos variedad que las niñas? Encuentro cosas preciosas para ellas pero mucha menos para ellos. La imaginación al poder, ¿dómde están los diseñadores?

Anónimo dijo...

Bueno pues a mi me encanta, no me apasiona que los bebes vistan de bebes, que es lo que realmente son! Para ir de miniadultos o adultos tienen tooooda su vida, sin embargo siendo bebes duran poquito, y estan guapisismos en tonos pastel. Estoy segura de que los colores chillones les llegan a estresar!

Related Posts with Thumbnails