martes, 12 de mayo de 2009

Ser padre SÍ es difícil

Las últimas semanas han sido una locura. Manuel cada vez demanda más atención y ya ni de lejos puedo "postear" si él está despierto. Ahora duerme, crucemos los dedos. Lo toca todo, lo tira todo... no tiene una idea buena! Además, ahora que por fín ha llegado la primavera, la mayoría de las tardes salimos, o bien al parque o a la piscina.

La semana pasada no fuimos a nadar porque Manuel estuvo malito. Tuvo un catarro bastante fuerte y fue la primera vez que le vi pasarlo realmente mal. Daba mucha penita verle tristón y lloroso, con los moquitos colgando y los ojos enrojecidos... Nos dió unas noches horrorosas, pobrecito, porque no podía respirar bién y se despertaba, y no se calmaba ni con cantos, ni con bracitos, así que nos veíamos David y yo, a eso de las tres de la madrugada, sacando fuerzas de flaqueza y buscando imaginativas artimañas para que Manuel dejara de llorar. Lo malo es que cuando al fin lo hacía y se quedaba tranquilito en su cuna, al rato volvía a empezar... Intenté hasta dormirle en brazos, o en nuestra cama, aunque soy bastante reacia a ello, pero él no quería saber nada. Como desde bién chiquitín se acostumbró a dormirse solo, no hay forma de que se duerma de otra forma. Hemos aprendido algunos remedios caseros para la congestión nasal:

- Limpiarle muy bien la nariz con suero antes de acostarle

- Poner un cojín bajo la cuna para que la cabecita quede un poco levantada

- Cortar una cebolla y dejarla cerca de la cuna para que los vapores le ayuden a abrir las vías respiratorias

- Inés nos recomendó comprar alcanfor (en farmacias) y dejarlo en un recipiente con agua en la habitación (huele mucho mejor que la cebolla y el resultado es muy parecido). Además, ella le enjuaba un poco la cara con el agua de alcanfor y así conseguía que echara muchísimos mocos. Esto último no me convence mucho porque no estoy segura de si se le puede irritar la piel, ya que la tiene tan delicada.

Los remedios naturales están muy bién aunque, la verdad sea dicha, Manuel no empezó a mejorar hasta que la pediatra nos dió un jarabe descongestivo, y ahora vuelve a ser el niño risueño y encantador de siempre.


Aquí dejo unas fotos de nuestro primer día de la madre juntos -aunque para mí fue el segundo, porque el año pasado estaba embarazadísima y ya me sentía mamá-. David llevó al lechón "de compras" y me dió una sorpresa preciosa: un chupete para colgar de mi pulsera Pandora.

Por cierto, que ahora quien está pachucho es el papá del lechón, con lumbago desde el jueves pasado a causa de los once kilos que pesa nuestro angelito. Como dicen en un anuncio buenísimo de Volkswagen: "SER PADRE SÍ ES DIFÍCIL"

3 comentarios:

Laia dijo...

Pobre lechón y pobres papis!! lo peor de pasarse la noche en vela es que cuando por fin caen rendidos de sueño a nosotros nos toca el despertador :(

Me alegra de que ya este mejor. Besitos

Patry dijo...

pobrecito Manuel!!! y pobrecito d vosotros!!!! me alegro k ya este bien!! Alba le pasa igual,solo kiere suelo y es muy revoltosa.todo lo toca!!!!

La Abuela dijo...

Realmente estuvo malito de verdad y teniendo en cuenta que no estamos acostumbrados......... todavía peor. La verdad es que nunca ha tenido nada desde que nació y daba mucha penita verlo,cosa rara, triston y quejoso.Ahora sólo falta que el papá tambien se ponga bien y a esperar el cumple.Besitos.

Related Posts with Thumbnails