miércoles, 28 de enero de 2009

Duermete niño


Estos últimos días, Manuel tarda mucho en dormirse y casi siempre lo hace después de llorar un buen rato. Hasta ahora dormía de maravilla, y tenía una rutina muy buena de sueño. Cada día seguíamos el mismo ritual de baño, masaje, bibe y cuento, y cuando sobre las nueve de la noche, le dejaba en la cuna, se quedaba tan tranquilo mirando su muñeco (un elefante muy blandito que le regaló mi amiga Mery y que le encanta) y con la música del gusiluz se dormía él solito.

Pero ya lleva unas dos semanas que ha decidido que no le gusta nada lo de quedarse solo en la cuna y en cuanto le dejo allí, empieza primero a prostestar bajito, después con un poco más de brío y al final agarra un berrinche de no te menees. Aprieta sus puñitos, se pone colorado como un tomate, y grita como si le estuvieran matando. Cuando vamos a tranquilizarle no sabemos muy bién qué hacer. Antes le poníamos el chupete, pero ahora ya sabe hacerlo él, así que corres en su auxilio y le encuentras berreando con su chupete puesto y claro, lo único que te queda es cogerle en brazos, justamente lo que él está buscando... pero es que si caes en ese juego ya no hay quien le vuelva a meter en la cuna... Lo sé porque no soy de piedra y los primeros días le cogía, le mecía, le cantaba canciones en bracitos, y él tan feliz... pero el momento de volver a ponerle en la cuna es atroz, entonces sí que los vecinos deben acordarse de toda nuestra familia... ¡No sabéis como se pone! y al final hasta las doce de la noche, que si ahora te cojo, ahora te canto, ahora te saco los mocos a ver si es que no respiras bien, ahora te doy agua... En fin, llamadme tirana, pero me niego a dormirle en brazos y todas sus variantes. Creo que tiene que dormirse él solito con su chupete y sus muñecos. Y aquí es donde entra el famoso libro que todo el mundo conoce del Dr. Estevil, que recomienda dejarles llorar en intervalos de dos minutos, cinco, siete, diez... etc. para que vean que no les hemos abandondado pero que tampoco vamos a ceder ante sus caprichos. Estoy segura de que, a largo plazo, es un método infalible para que duerman, pero una se siente un poco Cruela de Vil practicándolo. Tampoco lo llevo a rajatabla porque me resulta imposible. Me obligo a no cogerle en brazos por mucho que me apetezca, pero no hago exactamente lo que dice el libro. Algunos días me ha funcionado muy bién cantarle una canción mientras le doy caricias en la carita, pero sin sacarle de la cuna. Le canto "Hijo de la luna", de Mecano, que tiene una melodía como de nana y le tranquiliza mucho, pero tengo que pensar en inventarme una nueva letra para cuando tenga uso de razón, porque la real es algo macabra...

Lo bueno es que ahora, una vez que se ha dormido, no se despierta hasta la mañana siguiente a eso de las ocho y media o nueve. O tal vez sí lo haga, pero no nos enteramos, posiblemente porque ya sabe ponerse el chupete él solito.

Ha aprendido muchas cosas estas últimas semanas. Aún no se anima a gatear, pero le encanta estar de pie y está fortaleciendo mucho las piernas. Agarra muy bien las cosas con las dos manitas y se las pasa de una mano a otra, y ha empezado a desarrollar bastante la puntería, gracias a un juguete que le regalaron los tíos Carlos y Ángela que consiste en meter una bolita por una agujero y que baje por un tobogán. Ya lo hace él solito y le encanta.

Hablando de juguetes... ¡Nunca había comprado tantas pilas!! Y lo peor no es comprarlas, sino cambiarlas... Porque claro, los juguetes están hechos a prueba de niños, y a prueba de manazas... como una servidora, y para cambiar las pilas hay que tener maña, y mucha paciencia. Por lo general los juguetes para bebés vienen con unos tres o cuatro tornillos minúsculos que hay que quitar para lograr acceder al compartimento de las pilas. Así que no solo hay que tener las pilas de repuesto, sino también un destornillador de estrella pequeñito, algo de habilidad manual y muchas ganas... En resumen, que de los juguetes que tenían música esta Navidad, la mayoría se han quedado mudos...

9 comentarios:

Patry dijo...

Hola guapa!! me encanta tu blog!!! lo llevo leyendo muchisimo tiempo,creo que una vez te escribi..creo eh!!

y tu hijo es precioso, esq me encanta...

Mira mi nena tiene casi 7 meses(el dia 10 los hace) y ella duerme conmigo...y encima yo duermo en cama de 90 asi que imaginate... luego cuando se duerme intento pasarla a su minicuna pero que va!!! al rato llora para que la meta en la cama,y no me importa eh pero me gustaria k fuera una cama de 150 pa las dos jajaja

para dormirse que me vas a contar?? ella se duerme en brazos desde que nació,nose si es la novatada o los dichosos colicos pero no es capaz de quedarse tumbada relajada conmigo a su lado cantandole..no no y no!! ella llora y grita y parece k la maten...hasta que la cojo.

Yo pienso que son bebés,k no creo que con 5 años les tengamos que dormir en brazos no?? asi que a dejarlos disfrutar ahora... un besazo wapisima.muackkk

A.d.C dijo...

Gracias Patry por tus cumplidos, por leerme y por comentar!
Ayer mismo decía que aunque le cuesta dormirse, después lo hace de un tirón hasta por la mañana... Pues bien, esta noche todo lo contrario, se durmió enseguida y después se ha despertado a las 11, a las tres y a las seis de la mañana con unos berrinches que no veas... En fin, como diría Pedro Navaja, la vida te da sorpresas...

Laia dijo...

Que me vas a dacir de sentirte cruella de vil no se quien lloraba más si la niña o yo, pero al final conseguimos el propósito a medias porque como tu bien dices seguir el método al 100% es imposible, mi corazón de madre me lo impide y siempre acaba metida en mi cama. Pero es que es dejarla dormir entre nosotros y cambiarla despues o que su padre y yo vayamos zombis a trabajar.

Yo creo que lo estas haciendo muy bien. Besitos

Laura dijo...

Hola!

Los peques son muy listos y realmente el tema de acostarlos es más complicado de lo que parece!!!
Ya nos iras contando como te va... a ver si tu experiencia nos ayuda a las demas (ji,ji,ji).

Besos

D.G.A. dijo...

Este comentario va para el Lechón. Primero las 9 de la noche es la mejor hora para que un Lechón este durmiendo y segundo las 6:45 de la mañana no es hora de despertar a tus PADRES!
Y este para la Mama Blogera. Un beso muy grade BONBON! Y sigue inmortalizando nuestros recuerdos en la Web.

Verónica dijo...

Hola, devolviendo acá tu visita a mi blog.
Es todo un tema el del sueño, los hábitos, los "caprichos"..
Cada mamá sabe y siente lo que quiere y tiene que hacer. No te voy a negar que estoy convencida que cuando un bebé pide algo es porque lo necesita, pero son criterios.

Muy bueno el registro que haces en tu blog..Un placer pasar.
Seguimos en contacto..
Beso.
Vero

ana dijo...

Lógicamente, llorará si sigues cantandole tu... que subir a tope a alejandro y a julio en el coche, no es solo para buscar parecidos con telma y luis...
Ahora en serio, para A.D.C y D.G.A, mucha paciencia, lo estáis haciendo fenomenal, y ese libro del Doctor tan famoso, cierto es q recopila todos los principios básicos del aprendizaje conductista, y lamentablemente, bien seguido, es infalible, pese a lo que algún/a psicoanalista podría opinar...

Laia dijo...

Alejandra creo que has bloqueado los comentarios de la entrada nueva porque no me deja comentar :(

Lucia Maldonado dijo...

Los colicos del bebe son motivo bastante común por lo cual les cuesta dormir los primeros meses de vida, al mío le pasó, se pasa mal, también los padres, menos mal que duran sólo uno meses...

Related Posts with Thumbnails