martes, 8 de junio de 2010

Terribles dos

Suelo derrochar amor en mis posts y la verdad es que soy de un empalagoso que doy asco. Pero hoy no. Hoy voy a confesaros que he tenido muy malos pensamientos este fin de semana. El enano se ha portado tan mal que me preguntaba en qué hora se me ocurrió que tener hijos podía ser buena idea, y por qué no me habría decidido yo por un perro, con lo mucho que me gustan. Como dice el papá ejemplar, los canes son más cariñosos, mucho más dóciles y uno les puede mandar al jardín cuando dan guerra.


En Madrid era puente y hemos estado cuatro días en Barcelona, en casa de mi comadre. Ella tiene tres hijos preciosos, que van rectos como velas y cuyo comportamiento bastante ejemplar. Eso tampoco ayuda. Por el contrario, Manuel ha sido una mezcla entre el  niño del exorcista y el increíble Hulk. Despierto desde mucho antes de que sea legal, ¡¡¡¡¡¡6.30AM!!!!!, lloriqueante y muerto de sueño todo el día, desobediente, pegón, llorón (sí, ya lo he dicho, pero es que ha llorado mucho), hiperactivo, caprichoso, arisco…

Está claro que este niño mío no asume bién los cambios en su rutina, que está pasando por una fase digamos difícil, que los “terribles dos”, y tal cual… pero desde ya mismo lo digo: Yo así NO PUEDO.

10 comentarios:

mamadejulio dijo...

Te entiendo perfectamente y eso q al mio le quedan 2 meses para llegar a los temidos 2. Hay dias q esta tan pesado q solo quiero q se duerma y es q cuando le da por estar cabezon, tipo quiero q me de de comer pepito, mickey, etc y cosas por el estilo, me saca de quicio...
Pero son etapas y yo siempre sigo q algun dia las echaremos de menos, bueno levantarnos a las 0630 de la mañana en puente, no creo.
Mucho animo con esos terribles dos¡¡¡¡

Nuria dijo...

Creo que esos pensamientos no dejan de ser normales para cualquier madre. Los niños no son todo el tiempo tiernos, educados, encantadores, besucones y melosos. Hay veces que te dejan para agotada física y psicológicamente.
Mucho ánimo y paciencia.

elísabeth dijo...

La verdad que te entiendo muy bien, yo creo que todos estos pensamientos los pasamos todas, y es que agotan en todos los sentidos, pero no quitan en nada todo lo demás, pero tambien me ha gustado que lo escribas para que todas nos sintamos más tranquilas que no somos las únicas. un beso, soy nueva lectora de tu blog y me gusta mucho. Enhorabuena.

Karina Ibarra dijo...

Si, creo que todas experimentamos en algun momento eso... pero paciencia mucha paciencia y más paciencia...

el pobre manuel tenía que estar fuera de su contexto, seguro que si no, no se hubiera portado "tan mal"....

muchas doses de paciencia!

Un abrazo,

Kitty dijo...

Te prometo que se pasa! De vedad!

María José dijo...

Pues como ya te han dicho son pensamientos que se suelen tener, pero, al menos en mi caso, acaban pasando y pronto descubres que tu pequeño tiene mucho más que aportarte que "dolores de cabeza".
Y después de los terribles 2 llegarán los terribles 10, y luego los terribles 15, y los 18...¡ esto no ha hecho más que empezar!
Animo.

Mamareciente dijo...

Paciencia, que son rachas. El nuestro tiene también algún rato de esos, de los famosos terrible two. Parece que tiene doble personalidad! Suele ser al final del día, cuando ya está cansado o aburrido.

sonia dijo...

Siento decirlo, Alejandra, pero no sabes cuánto me alegra tu post!! Me siento tremendamente reconocida en tí, en cada una de tus palabras... Últimamente, casi sin excepción, me siento DESBORDADA con Mikel todos los días. Llora por cualquier cosa, tiene rabietas que no soy capaz de controlar, no me hace nunca caso, tira todo, rompe todo lo que puede, comer sigue siendo un suplicio para los dos... A veces pienso que es por la llegada de su hermano pero otras me da igual el motivo; estoy agotada. Necesita que esté de buen humor para estarlo él y si bajo la guardia y me dejo llevar por el desánimo o el cansancio parece que me intuye y me lo hace todo muchísimo más complicado. También he pensado alguna vez qué cómo me lancé a tener un bebé teniendo otro tan demandante... ¡Cómo para plantearse quitarle el pañal o el chupete! Desde luego ahora no (por mi salud mental). Hay días en los que creo que esto me supera y siento no ser la madre que me gustaría con él. Los mimos y cariños no tienen mucho lugar entre tanto lloro y berrinche. Se nota que estoy desanimada, verdad? De todos modos me anima mucho saber que otros niños están también en fase "peleona" como Manuel. En fin, que a pesar de todo (debo ser masoca) a veces le miro y veo un dulce bebé en él, aquel que tanto mimé siendo chiquitín y entonces pienso si tener un tercero :-) Ya ves, nunca tenemos suficiente y el caso es quejarse. Ánimo, pensaré en tí la próxima vez que la situación me desborde. La última trastada la cuento en el blog de Mikel, si quieres lee y compara!! Un beso y muchas felicidades con retraso por estos dos añitos de Manuel!!

Laura dijo...

Todas tenemos momentos de esos pero pasan pronto (je,je,je).

Es normal que Manuel se sintiese raro estando fuera de casa y se portase peor de lo habitual!

Como ya te han dicho todas... paciencia ;-)

MadreYMas dijo...

Ánimo, lo importante no es tener malos pensamientos de vez en cuando... lo importante es ser sincera para reconocerlo y tener grandes dosis de paciencia.
Mi Criatura tiene 16 meses y ya empiezo a vislumbrar los "terribles dos"...

Related Posts with Thumbnails